Enseñar a enseñar: mi experiencia como formadora

¡Terminé el semestre y mi sustitución (aunque me queda corregir)! Después de una contractura en el cuello, dos constipados fuertes y bastantes noches de insomnio en el espacio de dos meses, he conseguido terminar razonablemente bien, o de forma digna. Con una de las asignaturas (Didáctica de la Lengua) ha sido un trabajo tan intenso, que siento que la mayor parte del tiempo he estado sobrepasada por lo que sentía como una responsabilidad ante la que… A ver, ¿es posible preparar un curso de esas características, con lo que implica para los futuros/as maestros/as en dos semanas, e ir a matacaballo intentando terminar como sea el programa previsto? Ha servido en cualquier caso para hacerme pensar, mucho, en nuestro sistema de enseñanza, en la organización de la universidad, en los retos a los que se enfrentan los estudiantes de Magisterio, e intentar sacar el curso adelante como fuera, siendo consciente de que no, no se pueden hacer las cosas así. (Soy una débil, lo sé, pero sufro mucho trabajando así.)

Con la otra asignatura, sin embargo, aunque me he visto en la misma situación (dos semanas para preparar las clases, poco tiempo para reflexionar sobre lo que quería o podía hacer) el viaje ha sido completamente diferente. ¡Mi especialidad! Español como lengua extranjera. Creo que el programa está muy bien pensado (es obra de los profes del departamento), me recuerda bastante a las diferentes asignaturas que tuve en su momento, años ha, en el máster de la Nebrija. Hay un primer bloque en el que se analiza el marco institucional (las escuelas desde el punto de vista lingüístico, las aulas multiculturales y plurilingües) y conceptos básicos como L1, L2, LE, etc. Yo me incorporé en la última parte del bloque, en el que trabajamos con los documentos básicos relacionados con ELE (Marco, PCIC) y las instituciones (IC). A partir de ahí, un repaso rápido (una sesión) al concepto de competencia lingüística; las distintas teorías de aprendizaje y su relación con los enfoques y métodos de enseñanza; la unidad didáctica y la evaluación; y el tiempo que nos ha quedado entre fiesta y fiesta (en mayo ha habido unas cuantas), las actividades de la lengua. Pensé que lo mejor sería intentar que nuestras sesiones se parecieran, en algunos de sus puntos, a como solemos preparar nuestras clases con alumnos extranjeros. Así que había sesiones un poco más densas (con el tema de la competencia comunicativa, por ejemplo), pero siempre teniendo en cuenta que el objetivo final era conseguir una clase en la que hubiera más interacción en un grupo de estudiantes que no se conocían de nada, más participación, y que en la medida de lo posible pudiéramos llevar a cabo distintas actividades en el aula, en las que pudieran analizar material, reflexionar sobre algo que habíamos leído, interaccionar no solo entre ellos sino con el contenido que estábamos trabajando, etc.

Creo que ha sido una buena idea. Por una parte, porque no quiero diseñar clases que sean solo magistrales, no me hacen sentir a gusto, aunque a veces sean necesarias y no abomino de ellas. Pero además es que me parece un contrasentido hablar de conceptos con los que los profes de lenguas estamos más que familiarizados (trabajo cooperativo, clases interactivas y participativas, clases pensadas para cubrir los intereses y necesidades de nuestros estudiantes, por poner algunos ejemplos) y que la realidad del aula no lo refleje. Así que en general siempre empezaba con un precalentamiento con alguna actividad un poco competitiva, o un pequeño repaso que les ayudara a situarse en el contexto de la clase que íbamos a comenzar, y que pudieran ver el sentido de lo que estábamos haciendo. Las clases son tan largas, que hacia la mitad intentaba que hubiera algo un poco más liviano, que exigiera también más participación por su parte, o incluso algo de movimiento, y menos protagonismo por la mía. Y en la parte del final una actividad que cerrara lo que habíamos hecho durante la sesión. Es decir, como las clases que suelo hacer de español, aunque el contenido no tiene mucho que ver, claro.

Por otra parte, pienso que ha sido muy útil el plantear analogías con sus propias experiencias de aprendizaje de lenguas (y de otras materias), con su experiencia, escasa en la mayoría de los casos, como profes. En mi caso, siempre he pensado que hacer este tipo de reflexiones me ha ayudado a crecer como profesora. Cuando empecé a dar clases era una profesora normalita, y no ayudaba mucho el que los estudiantes me vieran mucho más joven que ellos. Pero me lo tomé muy en serio e hice un trabajo de introspección importante sobre la planificación de mis clases, lo que salía bien, lo que salía mal, lo que debía tener en cuenta para las próximas sesiones, lo que quería cambiar. Bueno, lo que sueles escribir en los diarios docentes. Al principio era muy crítica y me fustigaba demasiado, pero poco a poco aprendí a ser más objetiva, y me di cuenta de que escribir sobre mis clases me aclaraba mucho las ideas. También me ayudaba mucho analizar cómo abordaba nuevas situaciones de aprendizaje, el tipo de estudiante que era, qué hábitos o actitudes tenía. En ese momento conseguí definir cuál es el proceso que sigo cuando empiezo como estudiante cursos exigentes, o sobre los que no tengo muchos conocimientos. 1) Empiezo muy contenta porque me encanta hacer cursos, de lo que sea. 2) Me comparo con los demás. 3) Me bloqueo si veo/pienso que los demás saben mucho más que yo. 4) Etapa autocompasiva en la que pido consejo/opinión a personas en las que confío porque pienso que soy lo peor. 5) Supero el bloqueo y consigo sacar algo productivo o decente. 6) Sigo trabajando por mi cuenta, si me interesa, en ello. Y descubrí que en mis clases no todos los estudiantes se enfrentaban a aprender una nueva lengua de la misma manera: están los que se lanzan siempre, los que confían plenamente en ti y hacen todo lo que les pides, pero también los que tienen muchas dudas y miedos, los que se bloquean y son reacios a llevar a cabo según qué cosas en el aula,  etc. Así que de esta manera pude, por fin, conectar todo lo que había estudiado con mi práctica en el aula como profesora con mi visión sobre el aprendizaje y, lo que creo que es más importante, con los sentimientos de mis propios estudiantes.

¿Cosas que me hubiera gustado que salieran mejor? El uso de Moodle. Es la primera vez que lo usaba como profesora y me hubiera gustado emplear muchas de sus herramientas, y no solo como repositorio de los Power Points y lecturas del curso, por ejemplo. Más tareas pequeñitas que les pudieran ayudar a ver de manera más clara el sentido de la asignatura. Más tiempo para pensar, claro. Para pensar yo y para ellos. Pero bueno, estoy contenta con cómo ha salido el curso y con lo que hemos sacado adelante en solo dos meses. Y ahora, tesis de nuevo…

Apps y producción y comprensión oral

Ya he comentado en mi entrada anterior como estos dos últimos meses me he hinchado a preparar Power Points (con lo poco que me gustan…). En fin, este es el que preparé para una sesión que organicé como un pequeño taller en la que vimos algunas herramientas útiles para trabajar la comprensión y producción oral en el aula, en concreto, en el aula de Primaria, pero como veis son fácilmente exportables a nuestras clases con alumnos extranjeros. Algunas de las ideas que aparecen están tomadas de este manual, Mind the App!

Mis apps y suscripciones del semestre

Este semestre he hecho un pequeño desembolso para probar algunas aplicaciones o herramientas de las que hasta el momento solo había utilizado la versión gratuita. La primera ha sido Evernote. La empleo desde hace un par de años, para guardar todo tipo de listas y documentos, sobre todo pdf. Como cada cierto tiempo te avisa de que estás llegando al límite de la capacidad, pues me decidí a pagar la versión premium durante tres meses. ¿Merece la pena? Por casi cinco euros al mes, creo que se me queda un poco grande. Está muy bien tener 10 GB de capacidad, poder convertir tus pdf en presentaciones y, sobre todo, poder hacer anotaciones en las notas y documentos que almacenas, pero poco más. Respecto a las anotaciones, ahora que trabajo con Adobe Acrobat (sin tener que pagar nada), pues he decidido que es el momento de volver a la versión gratuita, que para lo que la uso es más que suficiente. Los que sí hacéis uso de Evernote en la versión premium, ¿ sacáis más provecho de ella? ¿Estáis satisfechos? ¿La usáis con los estudiantes? Recuerdo que hace un par de años no dejaban de llegarme notificaciones sobre cursos de Evernote para profes, pero la verdad es que no conozco a profesores en mi círculo que la usen en sus clases.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A la que pienso sacar más partido es a esta herramienta para crear infografías, Picktochart. Hasta el momento solo había utilizado la versión gratuita, y siempre que veía el resto de plantillas disponibles para la versión pro me preguntaba si merecía la pena el desembolso. ¡Sí! Por el momento la he utilizado para crear alguna infografía muy sencilla, y crear alguna diapositiva con la que enriquecer los Power Points, que este semestre he producido en serie. Pero este fin de semana, con algo más de tiempo, voy a probar a hacer una presentación completa para el tema con el que me toca trabajar, la comprensión auditiva y audiovisual. En mi caso tengo la cuenta  educativa, que son solo 40 dólares al año, y probablemente la renueve el año que viene, porque me parece bastante útil.

Y por último, la plataforma digital de Difusión. Por el momento estoy disfrutando de unos meses de manera gratuita (estaba suscrita al material de Hoy en clase, y respondí a una encuesta en la que si contestábamos a unas preguntas sobre el funcionamiento de la plataforma te ofrecían el acceso sin pagar durante unos meses), y me está gustando bastante. Primero, porque estos meses apenas he tenido tiempo para plantearme buscar nuevos recursos, materiales, actividades, etc., para mis clases de español, y los deberes que solía plantear en línea (vídeos, sobre todo) necesitan preparación o edición. He compartido distintos manuales con alumnos individuales (Aula Internacional) y quiero trabajar así con otro de mis grupos también. Como estamos empezando, quiero ver exactamente el provecho que puedo sacar a la plataforma para supervisar la actividad de mis estudiantes, de manera que puedan trabajar de manera autónoma las actividades, vídeos o ejercicios interactivos, y yo puedo tener una idea más exacta de su progreso o de las zonas que conviene trabajar más. Por otro lado, me evito tener que funcionar siempre con fotocopias (no les obligo a comprar ningún manual el concreto, en todo caso material de apoyo con el que puedan trabajar fuera del aula). Me gustaría que tuviéramos más acceso a más manuales de los que están en la actualidad disponibles, pero entiendo que es una cuestión de tiempo. Así que de nuevo, con esta, ¡sí!, la recomiendo y cuando termine mi periodo de prueba tengo pensado suscribirme, sobre todo porque veo que puedo sacarle partido con mis estudiantes individuales y mis grupos.

Enseñando literatura

Este semestre he tenido un curso un poco diferente. He trabajado durante estos meses con un grupo de estudiantes chinos de Filología (aunque en España están estudiando asignaturas diferentes), a los que he tenido que dar clases de literatura e historia de España. Afortunadamente tienen un nivel muy alto y hemos podido llevar a cabo actividades muy diferentes. Lo que he intentado, aunque no siempre lo he conseguido, era trabajar con los textos de una manera similar a lo que hacemos en las clases de español. Es decir, no centrándome solo en el contenido teórico (que para eso están las clases de historia de literatura), sino hacerlo de manera dinámica y comunicativa. Hay material enfocado a Ele muy interesante, como este de SGEL, de Edelsa, o el que creo que es el que se ajusta más a mi manera de trabajar, de Difusión, aunque este último se centra en literatura del siglo XX, y nosotros empezamos la parte de literatura desde la Edad Media. En cualquier caso, he empleado material muy diverso, desde el que he mencionado más arriba, a vídeos de RTVE y Canal de Historia o series de la tele, manuales de literatura de secundaria y bachillerato, etc. Y Power Points, muchos PP, más de los que me gustaría, porque es una herramienta que me parece sobreutilizada, aunque facilita las cosas. De esta manera, intentaba que en general los PP no superaran las 15 o 20 diapositivas, y que sirvieran para introducir el tema y plantear hipótesis sobre lo que veríamos después, fijar y machacar determinado contenido, resumir los temas y contenido más importantes de cada sesión, pero que no se convirtieran en el centro de la clase.

Lo que no quería, como decía antes, es que la organización de las sesiones fueran PP + vídeos + actividades de lectura y ejercicios o comentario de textos. De hecho, por lo que he visto, creo que es la manera en la que se plantean los manuales de secundaria o bachillerato, o los manuales más tradicionales de literatura de Ele. Curiosamente, buscando material en la Biblioteca de Educación del Ministerio, he visto manuales de historia para profesores de inglés que sí se parecen a los nuestros de español: muchísimo material extra para enriquecer las clases, y un enfoque claro de trabajo colaborativo. Así que para poder dinamizar el curso un poco, he recurrido a mi biblia desde hace unos años, Creative Writingde Christine Frank y Rinvolucri, además de La poesía como instrumento didáctico en el aula de españolde María Naranjo, y este que no conocía y que me ha parecido genial, Hacer literatura con la literaturade Amparo Medina-Bocos.

En cuanto a las tareas, creo que una de las más bonitas ha sido la que hemos llevado a cabo con el Cantar de mio Cid, en la que tenían que hacer en grupos una versión contemporánea (un vídeo), con la que además evaluarían los conocimientos sobre el tema a sus compañeros. Es la tercera vez que hago una tarea similar, cambiando el tema y contenido, empleando Edpuzzle como herramienta, pero me ha funcionado tan bien en el pasado, que creo que merece la pena rentabilizarla. En este caso el objetivo era centrarse en algún fragmento o aspecto que les resultara interesante del poema, y versionarlo o bien transformarlo en un reportaje, entrevista a alguno de los personajes, etc. De esta manera, la tarea requería por una parte escribir el texto que sirviera de base para el guión de su vídeo; realizar la grabación; y por último, incluir las preguntas que querían que respondieran sus compañeros en Edpuzzle. Lo que me interesaba era tanto el producto final, como la puesta en marcha de la tarea, la organización de los miembros de cada grupo; es decir, el trabajo previo y el desarrollo de la tarea, y no solamente el guión y vídeo. A pesar de que en la evaluación indicaba precisamente eso, y que organicé a los grupos en distintos documentos de Google Drive, ninguno trabajó de esa manera, y lo único a lo que he tenido acceso ha sido precisamente a la tarea ya terminada. Obviamente, algo ha fallado con mi instrucción…

Os muestro pues los dos primeros ejemplos. El primero es una dramatización muy divertida de la afrenta de Corpes, en la que se mantiene la figura del narrador-juglar, que aparece al principio de cada “acto” situando la escena, y dando la información necesaria para poder entenderla.

 

Ejemplo de las preguntas incluidas en Edpuzzle

En el segundo, aparecen entrevistadas las hijas del Cid, que muestran su visión sobre la figura de su padre, o el papel de las mujeres en su época.

En el futuro, sí me gustaría poder darle un par de vueltas más a esto, y plantear un acercamiento diferente. Tal vez como me recomendó una amiga profesora de secundaria, hacerlo a través de los personajes. O de las figuras del héroe y antihéore, y poder comparar de esa manera la trayectoria vital y repercusión social e incluso histórica del Cid y Lázaro de Tormes (que es donde nos hemos quedado), por ejemplo. 

Cultura mainstream, cultura popular

Las últimas semanas he estado leyendo Cultura Mainstream. Cómo nacen los fenómenos de masasdel francés Frédéric Martel. No voy a hacer una reseña del libro (si os interesa esta es bastante completa) sino señalar aquellas cosas que me han llamado la atención. Imagino que nadie duda que la cultura más potente y omnipresente, la que llega a todas las partes del planeta, es la estadounidense. De hecho, estoy muy de acuerdo con algo que menciona el autor: parece que todos tenemos nuestra propia cultura, que puede ser muy rica y profunda, aunque tal vez menos exportable, o menos conocida; y una segunda, la estadounidense, la única cultura, por el momento, auténticamente global. Y en este sentido es interesante recordar que mientras en Europa la creación artística ha estado tradicionalmente relacionada con las élites, en Estados Unidos su desarrollo ha estado fuertemente vinculado al dinero, a la industria, al mercado. La verdad es que no sé muy bien si cultura mainstream equivale exactamente a cultura popular, o si es más o menos democrática, porque responde a las necesidades e intereses reales de la gente normal, los que no vamos a la ópera todas las semanas, ni vamos de vacaciones a San Sebastián a hoteles de cinco estrellas… En mi caso, que crecí memorizando las entrevistas, canciones, intervenciones, de los héroes y heroínas del rock/pop/hip hop “alternativo” (otra etiqueta más), es un concepto que no podía más que asociar con lo vulgar (ay, adolescencia), pero con el tiempo me he dado cuenta de que gran parte de lo que me gusta lo es. Porque a (casi) todos nos gustan Nirvana, las series de HBO y Tarantino, por poner tres ejemplos lo suficientemente representativos.

En fin, estaba en estas cosas y empecé a pensar qué cultura enseñamos normalmente en la clase de español. Es decir, qué decidimos mostrar como más representativo, de lo que nos sentimos más orgullosos, lo que pensamos que puede marcar la diferencia, y que además lo entiendan sin necesidad de demasiada “traducción” cultural. Y recordé cómo hace muchos años, cuando empecé en esto, haciendo un máster, prácticamente todos los que estábamos en el curso nos pasábamos la vida haciendo actividades, tareas, unidades didácticas que de una manera u otra remitían a la “alta cultura”, o cultura de élite: Cortázar, Borges, Belli, etc. Pero la realidad es que la mayoría de nuestros alumnos, a menos que sean estudiantes de literatura o tengan muchas inquietudes literarias, casi que prefieren que les hables de Shakira, del grupo chileno que hace versiones de One Direction o de las series de televisión con las que pueden aprender español. Lo entiendo perfectamente, porque como estudiante de lenguas también me interesa conocer qué es lo popular, con qué se emocionan los nativos de la lengua que estoy aprendiendo. Mi yo adolescente (que me duró bastante tiempo), se hubiera negado a trabajar en el aula escuchando música de One Direction traducida al español, pero afortunadamente con el tiempo comprendí que la comodidad y gustos de mis estudiantes están por encima de mis prejuicios musicales. Y sí, de esta manera se pueden trabajar los tópicos entre las comunidades con Ocho apellidos vascos (y las secuelas, que preveo serán muchas…); las relaciones entre vecinos con La que se avecina Aquí no hay quien viva; Pelotas para intentar explicar la intensa relación con el fútbol de muchos españoles, o las relaciones familiares, y el trato a los extranjeros; intentar resolver misterios con Los misterios de Laura; momentos concretos de la vida en España en los 60, 70 y principios de 80 con Cuéntame; o la posguerra con Amar en tiempos revueltos, etc. En mi caso lo único que me echa para atrás son las series o películas en las que se abusan de los chistes sexistas, homófobos, racistas, de la misma manera que tendría muchas reservas para trabajar con contenidos tipo toro/toreros o los piropos, por ejemplo. Imagino que esas son mis líneas rojas. ¿Cuáles son las vuestras?

Cómo prepararte para las clases individuales de español

En el último año, por unas cosas o por otras, he trabajado bastante con estudiantes individuales. La verdad es que al principio, por un prejuicio un poco arraigado en mí sobre las clases individuales, me costaba disfrutar lo que estaba haciendo. Poco a poco, sin embargo, empecé a ver que es posible hacer cosas interesantes y que las clases sean motivadoras para los estudiantes y para mí misma, que en definitiva es de lo que se trata.

Creo que lo fundamental es crear de manera rápida un vínculo con los estudiantes. En los grupos funciona de la misma manera, pero cuando pensamos en una clase de estas características siempre tenemos en cuenta todo lo relacionado con la gestión de la clase (los tiempos, los agrupamientos, tu participación…) y en el caso de las individuales bastante menos. En mi caso siempre me doy un margen de alrededor de dos o tres días para intentar comprender un poco más cuáles son las necesidades o intereses de mi estudiante respecto al aprendizaje del español, y establecer cuál será el marco de la relación. Es decir, a partir de ese primer momento entiendo que es necesario construir una relación que permita que el alumno te vea como una persona confiable, en la que tener seguridad, en el sentido en que ese espacio y ese momento es seguro y propicio para el aprendizaje y, por tanto, para arriesgarse y poder ir más allá.

Generalmente, suelo planear las clases teniendo en cuenta estos tres momentos diferentes:

  1. el inicio de la sesión, con una actividad de calentamiento, pensada bien para repasar algo que hayamos visto en sesiones anteriores o prepararles para la clase;
  2. la secuencia de actividades y tareas que voy a llevar a cabo durante varias sesiones;
  3. el final de la sesión, con una actividad que permita que se relajen, recapitular lo que hemos trabajado y continuar aprendiendo fuera del aula, etc.

Entiendo que suele depender mucho de los estudiantes, porque algunos es verdad que esperan hacer ejercicio tras ejercicio, o no salirte demasiado de la senda que en principio habéis trazado, pero en general creo que es posible preparar sesiones de este tipo con estudiantes individuales. Me han ayudado mucho materiales como Seeds of Confidende Imagine That!dentro de la serie The Resourceful Teacher de Helbling Languages. Son materiales pensados fundamentalmente para trabajar en grupos, pero muchas de sus actividades permiten ser utilizadas en clases con alumnos individuales. Por otra parte, otros materiales que en principio no están pensados para las clases de lengua, pero que cada vez se usan más y pueden ser interesantes para trabajar aspectos concretos con alumnos individuales:

  1. La serie de cartas Black Stories para trabajar la destreza e interacción oral, la formulación de preguntas, la resolución de problemas fuera del patrón habitual del pensamiento, por ejemplo.
  2. Juegos de cartas para trabajar el vocabulario y la agilidad mental.
  3. Los famosos dados de Rory

También suelo usar las mismas, o casi las mismas, aplicaciones que empleo en mis clases con grupos, aunque evidentemente con un objetivo diferente. Las más habituales, Google Drive para compartir documentos, corregir textos, proponer trabajos que harán durante la semana fuera de nuestro horario de clases y Edpuzzle o Educanon (uso más la primera) para trabajar contenidos concretos también fuera de nuestro horario de clase. En este caso lo que me interesa es poder hacer un seguimiento de lo que hacen durante la semana, y que se puedan sentir un poco más acompañados. Obviamente, esto no siempre es posible. Hay alumnos que no tienen ni tiempo ni ganas para hacer deberes, o trabajar fuera del tiempo de clases. En este sentido he aprendido a controlarme. He tenido alumnos que han escrito semanalmente en un blog, grabado podcast y hecho entrevistas a sus familiares para la clase individual de español, pero con el tiempo me he dado cuenta de que NO es lo más habitual (por las razones que sean), y tampoco pasa nada.

En cualquier caso, me llama la atención el hecho de que en España muchos de nosotros, y sobre todo en determinadas épocas del año, trabajamos más con alumnos individuales o con grupos reducidísimos, pero apenas se dedican comentarios o reflexiones sobre lo que hacemos con ellos. Me gusta bastante De tú a tú, por la manera tan ágil y clara en el que está organizado, pero al estar enfocado a los niveles A2 y B1 me parece un poco limitado si se trata de alumnos con los que vas a trabajar durante periodos prolongados. Así que en general encuentro que hay que adaptar materiales pensados para grupos, o crear algo específico para mis alumnos, sobre todo con alumnos de niveles más elevados.

No sé cuál es vuestra experiencia en este sentido…

V Jornadas Difusión en Madrid

Bueno, otro año más, para mí el segundo, con las jornadas de Difusión en Madrid. La primera de las conferencias fue la de Daniel Cassany, La lectura en ELE, en línea y en el aula. La verdad es que le he leído tanto y asistido ya a unas cuantas de sus conferencias y… bueno, ya lo dijo, que en estas ocasiones era más fácil repetirse. En cualquier caso, como siempre, muy interesante. Me quedaría con dos ideas fundamentales:

1) Más allá del rollo que se suele contar sobre el hipertexto, leer y escribir a través de pantallas, el cambio fundamental ha sido el hecho de estar conectados a los textos, experiencias, de cientos de millones de personas. En este sentido, el cambio es tan importante como lo pudo ser la imprenta en su momento.

2) La lectura crítica. El hecho de que Internet nos facilite el acceso a un caudal de información enorme, inabarcable, implica también que mucha de esta información es falsa, o directamente sin valor. Es decir, la lectura en línea implica tener en todo momento en cuenta la intención del autor, el propósito que le mueve a escribir un texto, y cómo ese discurso busca el diálogo con la comunidad a la que va dirigida.

Es gracioso, porque justo este fin de semana estaba comentando con alguien este artículo (a propósito de Venezuela) sobre la desinformación en Twitter, y discutíamos cómo las malas interpretaciones sobre el uso de las herramientas se confunden con el poco análisis que se hace habitualmente de las noticias que nos llegan, sobre todo desde fuera.  Vaya, no soy una defensora a ultranza de Twitter, pero me temo que las noticias falsas, las fotografías falsas, los tuits interesados, las mentiras, tienen que ver más con la manipulación y los intereses de las personas que lo publican, que con la naturaleza de la red.

Más conferencias o plenarias: la descripción de la parrilla EPGEl aula como espacio de interacción, de Begoña Montmany. Esta última me hizo pensar que tal vez sea una buena idea grabar mi clase y analizar las interacciones y dinámicas que aparecen durante las sesiones. Quién habla más (qué miedo me da esto), qué tipo de preguntas se repiten con más frecuencia (procedimentales, convergentes, divergentes); y por otra mi posición en el aula y el tipo de comunicación no verbal. En fin, una idea para las próximas semanas que veré cómo podría llevar a cabo, si en solitario o con compañeras…

No había mucha posibilidad de elegir entre distintos talleres, pero los tres a los que pude ir fueron bastante interesantes. El que más me sorprendió, fundamentalmente por mi falta de conocimientos y las ganas de seguir investigando sobre ello, fue el de Xabier San Isidro, CLIL: Un viaje a H.O.T.S. Empezó haciendo un recorrido por el tiempo, desde el momento en el que surge CLIL (cuyas siglas en inglés se refieren a content and language integrated language), hasta la actualidad, en una presentación vertebrada a través de la película El mago de Oz. A través de la taxonomía de Bloom para la era digital, revisitada por Churches, fuimos más o menos capaces de identificar las operaciones cognitivas que se llevan a cabo en distintas actividades, proyectos o tareas, de acuerdo a las taxonomías, y de manera muy muy breve, cómo se puede diseñar un curso de estas características.

Captura de pantalla 2014-02-23 a la(s) 16.34.53

Revisando el material del dossier que nos entregaron, me doy cuenta de la cantidad de información en escasa hora y cuarto. ¿En qué me gustaría investigar? Taxonomía de Bloom, Churches, y la taxonomía de Kathy Schrock relacionadas con herramientas digitales.

Hay dos cosas, sin embargo, que no entendí mucho de las Jornadas. Primero, los momentos publicitarios, que al menos fueron breves (presentaciones de Habla con eñe y la misma Difusión) y, sobre todo, la conferencia final, El español aplicado a la Ciencia y Tecnología para alumnos universitarios chinos. Sinceramente, me cuesta entender la inclusión de una charla de presentación sobre un programa que se lleva a cabo en la UPM con estudiantes chinos, que no tenía ni relación con el título, ni con el resto de talleres o conferencias…

Mi primera vez… en Flickr

Bueno, llevo desde septiembre liada con cursos en línea y mis propias clases. En entradas anteriores hablé de uno que ya terminó, en el Instituto Cervantes, y el otro se llama Curso avanzado: enseñanza en ámbitos específicos, organizado por Fedele y el Instituto Cervantes. El caso es que una de las actividades del primer módulo, español en redes sociales, se abrió un hilo en uno de los foros en el que la gente iba colgando ideas sobre cómo trabajar con imágenes en el aula, y muchas de ellas estaban relacionadas con Flickr. La verdad es que tengo una cuenta desde hace años, pero  nunca la he utilizado más que para ver a veces las fotos que cuelgan otros. Una de las razones es que yo misma hago muy pocas fotos, y ahora que intento hacer más, de las cosas que me llaman la atención (tampoco muchas, pero más que antes), prefiero utilizar Instagram. En cualquier caso, las aportaciones de los compañeros han sido tan interesantes y creativas, que pensé que podía 1) intentar usarla más yo misma; 2) organizar alguna actividad o tarea que implicara su uso en mi clase…

Captura de pantalla 2013-11-16 a la(s) 10.07.20

En fin, no sé si habéis visto esta infografía del País, en la que se ve de manera clara cómo una de las calles más importantes del centro de Madrid, la Gran Vía, se ha visto inundada de centros comerciales y franquicias. De hecho, es un proceso imparable en todo el centro. Es un tema que me interesa en lo personal (soy de Madrid, y me preocupa la desaparición en las ciudades de los espacios comunitarios, ocupados en su lugar por comercios y terrazas), pero pensé que podía dar de sí para una tarea relacionada con uno de los temas que iba a trabajar con mi grupo de C1 de la universidad: los cambios sociales, en este caso en la ciudad de Madrid, vistos a través de sus tiendas y comercios, bares, etc. Así que durante una parte de la clase, estuvimos revisando en parejas este mapa interactivo de la Gran Vía, en el que aparecen todos los tramos de la calle. El objetivo era conocer algo más sobre la historia de la calle, elegir uno de los edificios (aparecen con sus nombres en el mapa), el que más les llamara la atención, por el motivo que fuera, recabar algo de información y presentarlo después a los compañeros. A continuación, pasamos a ver la infografía que os comento del País, para comentar lo que os dije antes: la abundancia de centros comerciales y franquicias, y la ausencia de comercios tradicionales. El debate resultó interesante: intención del periódico en hacer ese trabajo, las ventajas y desventajas, la causa de que esto suceda… Y a partir de aquí, pues les expliqué la tarea que tenían que llevar a cabo: convertirse en fotógrafos por un día, y testimoniar con sus fotografías los cambios que en ese sentido está experimentando la ciudad de Madrid. Para ello tenían que:

 

  1. Si no tenían una ya, crear una cuenta en Flickr (lo hicimos en la clase con los alumnos que no la tenían, así los que sí podían ayudarles).
  2. En esa carpeta, tenían que crear una carpeta que se llamara TAREA 2, COMERCIOS TRADICIONALES  y FRANQUICIAS EN MADRID, en la que subirán fotos relacionadas con el tema que estamos tratando. Les dije que no menos de diez,  pero no puse más limitaciones en el número. Lo cierto es que todos han subido entre nueve y quince.
  3. En cada foto tenían que escribir un título, una etiqueta, y una pequeña descripción.
  4. Cada uno de ellos tenía que elegir un barrio diferente de Madrid, para que el trabajo fuera lo más variado posible y tuviéramos una muestra representativa de imágenes.
  5. Cuando tuvieran las fotos, tenían que colgar el enlace de su carpeta de Flickr en el hilo del grupo de Facebook.
  6. En el hilo, junto con el enlace de la carpeta de Flickr, tenían que a) explicar cuál ha sido la perspectiva que habían elegido para hacer su trabajo (por qué hemos elegido unas u otras fotos, por ejemplo); b) explicar cuál era su comercio, bar, tradicional favorito y por qué lo habían elegido (añadir la foto); c) explicar si en sus países (Finlandia, Togo, Francia, Alemania) ha sucedido o está sucediendo lo mismo; d) por último, comentar en lo que les parecía o pensaban del trabajo de al menos uno de sus compañeros.

 

Captura de pantalla 2013-11-16 a la(s) 09.59.08

DUDAS: a pesar de haber colgado y puesto a su disposición tanto las instrucciones como los criterios de evaluación, muchas preguntas relacionadas con lo que tenían que hacer con la explicación. ¿Son frases? ¿Es un texto? Con el nivel que tienen, y lo avanzado del curso (llevamos ya casi tres meses) no quería decirles “tenéis que escribir unas 200-250 palabras”. Pensaba que quedaba suficientemente claro con los criterios que contestar solo con una par de frases NO era aceptable, y me pregunto qué más podía haber hecho para dejarles claro que la tarea no era solo ir por Madrid haciendo fotos y ya está. Así que he pensado que la próxima vez, para evitar estos estreses, les diga sin más número aproximado de palabras. Por otra parte, uno de mis objetivos es conseguir salir un poco de las paredes de la clase, sobre todo teniendo en cuenta que este curso es un poquito especial. Somos muy poquitos, cinco alumnos, y no quería que el curso se convirtiera en un intercambio unidireccional de tareas y correcciones. Pero a veces me da la impresión de que hacer llegar esta explicación es mucho más difícil de lo que parece, y que preferirían escribir un ensayo el último día y listo, algo que por mi parte considero aburridísimo. No estoy descontenta con el resultado, aunque teniendo en cuenta que la siguiente tarea es grabar un vídeo pensando en que tienen que conseguir una beca  o un trabajo, me preocupa que se sientan de nuevo intimidados por la tecnología y no piensen tanto en otros aspectos.

Dejo el enlace de alguno de sus trabajos, para que se vea lo que han ido haciendo:

http://www.flickr.com/photos/108702117@N06/

http://www.flickr.com/photos/108574447@N03/sets/72157637699808476/

Para profes: Algunas herramientas digitales

Me he pasado estos primeros días de vacaciones (¡¡¡me voy ya, me voy ya!!!) investigando algunas de las herramientas digitales que aparecen en Mind the App! y otras que me apetecía probar y que he ido viendo colgadas en el muro o timeline de otros compañeros estos meses, además de en el blog  Free Technology for Teachers.

1. PARA ESCRIBIR DE MANERA COLABORATIVA

Yo suelo utilizar para todo (con alumnos, con compañeros) Google Drive, pero realmente hay alternativas, como por ejemplo PiratePad. Nunca la he usado con alumnos, pero sí me gustaría hacerlo a partir del próximo semestre. Funciona de manera muy similar a los documentos de texto de Google Drive (distintos colores para saber quién está escribiendo o editando, exportar ese documento a otro formato, comunicarte a través del chat, etc.), pero para trabajar no necesitamos ninguna cuenta o registrarnos, algo que a veces me preocupa si trabajo con alumnos o compañeros que no tienen cuenta de gmail. Otras muy similares son TitanPad y EduPad. Y luego he visto otra en el libro que os comentaba que puede funcionar mejor creo con niños, PrimaryWall, sobre todo por el diseño de la página y los dibujos, que sirve para escribir notas que vas guardando en tu muro. Como os digo, la usaría con alumnos más pequeños y bueno, no deja de ser un poco simple si lo que queremos es trabajar textos, documentos, etc., de manera colaborativa.

2. PARA DAR INSTRUCCIONES

Voki. Cuando hice el máster sobre tecnología en la UAM la usaban todos mis compañeros tanto, que terminé por cogerla un poco de manía, pero la verdad es que se puede usar para muchas cosas. Se me ocurre que puede ser una buena forma de presentarnos antes del comienzo del curso, o de dar las instrucciones antes de una tarea. El problema es que si no creas una cuenta para el aula (unos 25 euros al mes, antes no era así) tienes menos opciones para crear los avatares, pero bueno, con los que hay creo que me puedo apañar por el momento. Este que enlazo (también se puede poner como widget de forma permanente en el blog) no lo he grabado con mi propia voz, sino que he escrito un texto y después elegido sexo y acento. Suena un poco robótico, pero se entiende perfectamente. Podemos usar nuestra voz grabándola directamente desde nuestro ordenador o a través del teléfono.

Un poco diferente es MailVU. ¡Me encanta! No necesitamos cuenta. Una vez que configuramos nuestra cámara y micrófono, grabamos lo que queremos decir, lo guardamos y enviamos el enlace a nuestros alumnos.

3. PARA HABLAR, GRABARNOS, ESCUCHARNOS… 

Otra que me encanta, Adioboo. Una vez creada la cuenta, podemos grabar directamente desde la página o subir un archivo de audio que tengamos en el ordenador. Guardamos lo que hayamos grabado, ponemos un título, una pequeña descripción y una imagen. Tenemos dos opciones: copiar el código y ponerlo en nuestro blog para que aparezca de esta manera o simplemente copiar y pegar el enlace. ¡Muy fácil! Yo la he usado tanto para dar instrucciones, como para que ellos hagan sus propias grabaciones. Recuerdo haber hecho antes muchas tareas con podcast y para mí me resulta mucho más fácil hacerlo de esta manera, aunque obviamente las posibilidades de editar y poner más bonito el audio son muchas menos.

Voicethread también está bastante chula. A mí me recuerda a un Power Point mucho más interactivo, en el que podemos grabarnos, subir archivos y vídeos y, sobre todo, trabajar con otros compañeros en el mismo “documento”.

Y por último, una que definitivamente necesito probar, revisar y trabajar en el futuro: Spreaker. Nos permite grabar programas de radio o podcast, pero las ediciones del audio se hacen desde la misma página, por lo que no necesitamos programas del tipo Audacity o Garage Band para hacer las modificaciones. Reconozco que editar es lo que peor se me da, y que por eso herramientas como Audioboo van mucho más conmigo, pero sí, voy a darle más de una vuelta y ver cómo la puedo usar en los próximos meses.

4. PARA CREAR NUESTRAS REVISTAS

De estas hay muchísimas: Glossi, Flipsnack, Issu… Funcionan más o menos igual. Permiten subir imágenes, documentos en PDF o Word, y la edición no es realmente complicada. Y para trabajos más sencillitos Smore, si queremos hacer carteles o invitaciones.

5. PARA VISUALIZAR

Glogster. Mi redescubrimiento del mes. La usé hace un par de años para hacer algún póster, pero me parece que se le puede sacar mucho más partido: podemos hacer CV, presentaciones de proyectos, álbums de fotos…

Y otra muy facilita: Animoto. Elegimos las fotos que nos interesan, la plantilla que nos gusta más, y ya tenemos nuestro vídeo de 30 segundos. Claro, como siempre, si queremos un vídeo que dure más tiempo o más variedad de plantillas, pues toca pagar una suscripción anual.

Probando (de nuevo) Wix

Pues sí, ha sido un fin de semana bastante productivo. Hace un año y pico probé con Wix para una de las asignaturas del Máster de Tecnologías de la Información y de la Comunicación de la UAM, en ese caso para hacer un portfolio. La verdad es que me encanta: ¡es muy fácil! Y muy fácil significa que cualquiera puede, con un poco de tiempo y esfuerzo, hacerse una web más que decente. Como estaba ya desactualizado y en realidad lo que quería era una especia de tarjeta de visita, que pudiera servirme también como CV pues decidí que iba a hacer otra. Hay una cosa que no me gusta: cuando me di de alta en su momento, puse como nombre de usuario candy669. Nombre horroroso y (sí, lo probé en Twitter) poderoso imán de locos varios. La pena es que no me diera cuenta de eso antes de ponerme a ello, porque en ese caso habría abierto una nueva cuenta, con un usuario más normal, o profesional y problema solucionado. Aunque tengo otra opción, que es comprar un dominio, el más barato 4 dólares al mes. En fin, tengo unos días para pensar en lo que hago con mi CV en Wix, si compro el dominio, si me abro una nueva cuenta e intento hacerlo parecer más profesional…