Charla sobre CCSE + DELE A2

El pasado viernes participé en unas jornadas organizadas por la UCM, en concreto el Departamento de Didáctica de la Lengua y la Literatura (Español, Francés e Inglés) y Red Acoge. En mi caso, hablé de algunas de las claves relacionadas con el examen de nacionalidad (el CCSE) y el DELE A2, que en la actualidad es un requisito indispensable para todos aquellos no hispanohablantes que quieran obtener la nacionalidad española. Aunque durante la charla sí mencioné la “desconexión” que existe entre el diseño de esta prueba y el público final al que se dirige (población inmigrante, en muchos casos poco familiarizados con una situación formal de examen y una prueba tan COMPLEJA como es el DELE), en la presentación que cuelgo a continuación me limité a mostrar los aspectos técnicos: qué es, cuál es el formato, qué características tienen las tareas que lo conforman, tipo de textos, etc.

Anuncios

¡Tesis TERMINADA!

Pues parecía que no, pero sí, hace una semana conseguí entregar mi tesis. Aunque como todavía me queda defenderla, no siento que haya terminado del todo con esto.

A lo largo de este proceso, largo, unos cuatro años y medio, lo más difícil ha sido precisamente que no veía nunca el final. Y el hecho de vivirlo como un trabajo que tenía que hacer cuando terminaba con mis otros trabajos, que en ocasiones han sido varios al mismo tiempo. Pero sobre todo, más que la falta de tiempo, o de energía, ha sido la soledad. Es un poco difícil de explicar, porque en realidad lo único que tienes que hacer es centrarte, leer mucho al principio, acotar la investigación y ponerte a escribir. Para una persona indecisa como yo pues no ha sido tan sencillo. En cualquier caso, la presión de saber que tenía que terminar ha sido fundamental: no tenía tiempo de pensar si lo que escribía o hacía estaba bien o mal; tocaba tomar una decisión y pasar al siguiente punto, capítulo, etc. Si te encuentras ahora en el mismo momento, sintiéndote un poco fraude o fuera de lugar mi consejo es ese: toma las riendas de tu investigación, acepta que vas a sentirte triste o débil o cansado o poco motivado o lo que sea y tira para delante. TODOS, tarde o temprano, consiguen terminar, sobre todo ahora cuando no existe la posibilidad de alargar esto hasta el infinito (afortunadamente).

Si empezara de nuevo, seguramente lo primero que cambiaría sería la (poca) seguridad con la que en ocasiones he defendido mi trabajo. Me ha costado entender que no se trata más que de un trabajo (importante, vale), con el que tienes que demostrar tu capacidad investigadora. Ni más ni menos. Y cualquiera puede hacerlo en condiciones, si dedicas un mínimo de tiempo y esfuerzo. En fin, como decía solo me queda defenderla y ¡lo más importante!, darla a conocer.