Aprender usando el cuerpo (y la mente)

Recuerdo que hace ya unos años, cuando empezaba a dar clases de español más en serio, en Holanda, di con un ejercicio de relajación en el manual de Virgilio Borobio Nuevo Ele que me encantó. Nunca lo había probado en una clase de español y, aunque me sentía un poco insegura al principio pidiendo a mis estudiantes cerrar los ojos, dejarse llevar, visualizar colores… lo repetí durante meses, con distintos grupos, con resultados variables. El caso es que me olvidé de esta actividad hasta que hace algo más de un año empecé a coleccionar y leer textos relacionados con lo que en inglés se llama mental imagery (entiendo que en español se puede traducir como “visualizaciones”, pero no sé si esta es la traducción más común u ortodoxa). Os paso los nombres de los libros que ofrecen algunas de estas actividades y explicaciones sobre por qué se utilizan y las posibilidades que ofrecen para facilitar el aprendizaje (unas minas todos ellos, vaya):

1) Seeds of Confidence, de Verónica de Andrés y Jane Arnold.

2) Imagine That!, de Jane Arnold, Herbert Putcha y Mario Rinvolucri.

3) Drama Techniques, de Alan Maley y Alan Duff.

En español, aparte de las traducciones no he encontrado demasiado, aunque sé que se emplea de manera habitual en los entrenamientos y, sí, en las clases de yoga. Me llama particularmente la atención, porque siempre he pensado que aprendemos con todas las partes del cuerpo, y que precisamente por eso no debería ser tan grande la desconexión entre mente y cuerpo. Estas semanas he podido tener durante dos semanas seguidas, todos los días, a un grupo de estudiantes italianos súper dispuestos y colaboradores, además de entusiastas. Como no siempre es así, porque toca adaptarse a grupos muy diversos, con pocas ganas de probar cosas nuevas, organicé las clases de manera que las comenzábamos y terminábamos con uno de estos ejercicios, en los que se trabajaba la relajación directa, la respiración, el estiramiento de los músculos, etc. Afortunadamente, como os digo, han sido un grupo tan colaborador que he podido probar todas las cosas que durante el año me pienso muy mucho de utilizar. Algunas de las chicas, sin embargo, me comentaron que se encontraban raras haciendo cosas así, porque nunca lo habían hecho en el colegio, instituo, o universidad. De nuevo, como si el cuerpo nos sobrara, porque solo sirve para sostener nuestra cabeza. Me recuerda mucho a ese vídeo que hace unos años se hizo viral en Internet, sobre todo en los interesados o relacionados con el mundo educativo, de Ken Robinson, en el que mencionaba cómo hay gente con una mente híperdesarrollada, pero con poquísimas habilidades corporales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s