Leer y escribir en español en la red. Encuentro en la Fundación Comillas

Todos los años, al menos desde hace al menos cuatro, me marcho a hacer un curso fuera de la ciudad en la que esté, hacia finales de año. Vaya, es una gran paráfrasis para explicar que desde el 2008 he asistido a todos los encuentros de profesores de IH y Difusión en Barcelona, pero este año me lo pensé mucho. Como lo que me interesa en estos momentos es precisamente eso, cómo leemos y escribimos en la actualidad, pues pensé que era el momento perfecto para ir a uno de los cursos de la Fundación Comillas. Como no sé conducir y entre Santander y Comillas no hay muchos autobuses, me perdí la primera parte del encuentro, la conferencia inaugural de Francisco Yus: En qué difieren los géneros electrónicos de los analógicos. En fin, esperaré a que publiquen las actas. Al menos pude llegar a tiempo a la mesa redonda sobre los cambios que se producen cuando escribimos y leemos en línea. Los participantes en la mesa eran Daniel Cassany, Boris Mir y Tíscar Lara. Tíscar fue la primera en intervenir, desde Madrid a través de Skype (ay, la conexión falló en algún momento, pero bueno, no se seguía mal). Para ella aunque las modificaciones han sido profundas, no alteran lo fundamental, como es la necesidad de comunicación de los seres humanos. Y bueno, algo que me llamó mucho la atención de lo que dijo y que me ha hecho pensar estos días es que la escritura en línea tiene mucho que ver con la oralidad, por su velocidad, su ilusión de permanencia… Y claro, el ejemplo más clarificador en este sentido es Twitter. ¿Tiene sentido leer los tuits que alguien envió hace días? Por si os interesa, os recomiendo leer las notas de apoyo para esta comunicación, que se encuentran en su blog.

Cassany por su parte empezó haciendo referencia a los cambios que NO son ni relevantes ni fundamentales para los lectores y escritores en la actualidad, como la multimodalidad, hipertextualidad e intertextualidad. Lo que para él sí tiene consecuencias relevantes son todas las formas y variedades de escritura, no normativas. Vaya, lo que predomina en chats, sms, actualizaciones de estado en redes sociales, tuits, etc. Como en general la opinión más generalizada sobre esto es negativa (preguntad, preguntad, ya veréis qué os dicen sobre esto), señaló curiosamente una investigación de psicólogos ingleses en la que se demostraba que los niños pequeños que más experiencia, y por tanto destreza, tenían en el envío de mensajes, eran los que en prácticas académicas demostraron más conciencia fonológica. En cualquier caso, y esta es una idea que estuvo planeando por el encuentro en todo momento, nuestros estudiantes no son los mismos que hace diez, quince, veinte años… Se aprende cada vez más fuera de la escuela, en contextos no formales, debido a la influencia de amigos, compañeros, conocidos y claro, material que encontramos en Internet.

Después de la pausa tuvimos otros dos talleres. El primero de Vicenta González, Del Portafolio tradicional al digital: ¿solo una migración? En él se nos mostró la estructura y organización de ambos, así como las consecuencias de esta migración, que podríamos resumir en la inclusión de la competencia comunicativa digital, ausente, claro, del portafolio tradicional. El segundo fue el de Fernando Trujillo, Redes sociales y lectura y escritura, del que de nuevo os enlazo el blog donde se encuentra el resumen que él mismo hizo de todo el encuentro, y donde está colgado el Power Point de la presentación. De los talleres pequeñitos de por la tarde el que más me gustó fue uno sobre usos de Facebook, de Teresa Fernández Ulloa. Qué pena que no hubiera tiempo para más, porque de la media hora, diez minutos estaban destinados a preguntas, pero bueno, en las actas del encuentro aparecerán los datos y la información que no tuvieron cabida en este minitaller. Ideas: grupos en Facebook en los que pudieran participar los padres de los estudiantes; páginas de Facebook creadas a partir de la biografía de personas relevantes; organizar la comunicación e interacción entre profesores y estudiantes y entre los estudiantes en Twitter a través de la creación de grupos.

El viernes, junto con la conferencia del principio, sobre las Potencialidades de los sitios en línea para adquirir lenguajes sociales más allá de la competencia cultural previa, lo que más me gustó fue la mesa redonda (Moodle, Webquest, Google docs, etc.: ¿vino viejo en botellas nuevas). En este sentido, la intervención de Joan-Tomás Pujolà fue insólita y bastante original. Imagino que Garr Reynolds, el autor de Zen Presentation estaría encantado con esta presentación. Articulada en torno a la metáfora planteada en el título de la presentación, planteba la posibilidad de combinar las herramientas y los usos de las mismas (como si de bebidas, vinos y cócteles se tratasen) en función de nuestras necesidades y, sobre todo, de nuestras ganas de riesgo y de experimentar, que para ¡eso están las clases también! Y ya no pude asistir a nada más, porque me tuve que marchar corriendo, entre la lluvia, a coger el bus para Santander y de ahí al aeropuerto. La próxima vez, sí, tendré en cuenta los horarios de autobuses para no tener que perderme nada…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s